Actividades para reducir el riesgo de dislexia

Pregunta de C.

Os copio el mail, omitiendo información que no procede aquí (y con su permiso) de una mamá con una duda frecuente:

“Han diagnosticado a mi hijo mayor, de 7 años, de dislexia. Mi marido posiblemente es disléxico (siempre ha tenido dificultades con la lectura, la escritura, derecha e izquierda, etc.) y me dicen que posiblemente su dislexia es genética; él ya está en tratamiento. Pero mi hijo pequeño (4 años) entiendo que también tiene riesgo de tenerla en el futuro. ¿Hay algo que pueda hacer con el pequeño para evitar que la desarrolle?”

 

En primer lugar, para aquellos que quieran información sobre la importancia de los genes en la dislexia, podéis ir a la entrada Dislexia y antecedentes familiares.

En respuesta a la pregunta de esta madre, hay muchas cosas que se pueden hacer. 

Existe la opción de evaluar los requisitos de la lectura y la escritura para valorar de manera más concisa el riesgo y personalizar una intervención o las pautas para los padres.

Independientemente de que se haga o no esta evaluación, de lo que se trata es de llegar al momento de la enseñanza de la lectura y la escritura con un buen nivel en los requisitos para asentar estos aprendizajes. 

De manera general, los requisitos son los siguientes: desarrollo del lenguaje oral, con especial importancia de la discriminación fonológica y el vocabulario, conciencia fonológica (este es uno de los puntos clave), memoria de trabajo, atención y, muy importante, la motivación e interés por la lectura (para un análisis más pormenorizado de los requisitos cognitivos, los puedes ver AQUÍ).

Por tanto, todo aquello que mejore el lenguaje, será beneficioso: leer cuentos, cantar canciones, hacer rimas, juegos de palabra, poner en palabras las cosas que hacemos, jugar, etc. y, muy importante, desde que son pequeños, leerles libros y contarles historias para que aprendan que es una actividad placentera y tengan interés y motivación.

De manera específica, tienen especial importancia las actividades que mejoran la conciencia fonológica. Se pueden y se deben trabajar de manera específica cuando hay un riesgo elevado (para saber qué es la conciencia fonológica y cómo se trabaja explícitamente, pincha AQUÍ  y AQUÍ, pero también se pueden incluir en los juegos con nuestros pequeños independientemente de que tengan o no riesgo, igual que incluimos los cuentos por las noches o los juegos de mesa. Entre esos juegos o actividades lingüísticas destacan los que implican que se fijen en cómo suena el lenguaje (es decir, aquellos en los que la atención selectiva se centra en cómo está formado el lenguaje), independientemente de su significado: cantarles canciones desde pequeños o jugar a cambiar las palabras que riman, los retruécanos (no es lo mismo la sopa hirviendo que ir viendo la sopa), juegos de palabras encadenadas por sílaba o por letra (casa – saco – comida – Daniela – lago- etc.), jitanjáforas (juegos fónicos con palabras que no existen, como por ejemplo: “y chufa chufa cha cha cha cha/todos a bailar cha cha cha/chufa chufa che a mover los pies/juntos otra vez che che che”), adivinanzas con juegos de palabra (“Oro parece/plata no es”, “Este banco está ocupado/ por un padre y un hijo/ el padre se llama Juan/ y el hijo ya te lo he dicho”), jugar a ser un robot y hablar con tono de robot separando cada sílaba a la vez que movemos los brazos, hablar en un idioma secreto en el que a cada sílaba hay que añadirle otra (por ejemplo, a cada sílaba se le añade otra con la misma vocal pero con la consonante “p”, de tal manera que el mensaje “Hola, me llamo Belén” quedaría de la siguiente manera: Hopolapa, mepe llapamopo Bepelenpe”).

Todo esto son ejemplos, pero hay un sinfín de actividades ya existentes o que nos podemos inventar para fomentar la atención selectiva a la forma de las palabras, a cómo están compuestas, es decir, a la conciencia fonológica. 

 

En el centro NEPSIN se ha desarrollado un programa de prevención de las dificultades del aprendizaje de la lectura y la escritura denominado PREDAL, para niños en riesgo (para más información, pincha AQUÍ o ponte en contacto con el centro).

¿Quieres que te llamemos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

    1ª VISITA GRATUITA
    - Sin compromiso -
    Calle doctor Esquerdo 128, 1° B
    28007, Madrid
    Tel.:659 158 324
    E-mail: info@nepsin.es

    La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es

    About Author

    Related posts

    Método Glifing

    Glifing es un método informático lúdico para mejorar tanto la precisión y velocidad lectora como la comprensión; además, trabaja los requisitos de la lectura (para niños todavía no lectores pero en riesgo de desarrollar dificultades lectoras o en proceso de aprendizaje) y la ortografía, además de la actitud hacia la lectura y la autoestima.

    Leer más

    Leave a Comment

    A %d blogueros les gusta esto: