TRASTORNOS ESPECÍFICOS DE APRENDIZAJE

dislexia y discalculia
Trastornos específicos del aprendizaje

de la lectura, la escritura y el cálculo

El aprendizaje de la lectura, la escritura y el cálculo puede alterarse por múltiples causas: déficits sensoriales o motores, instrucción inadecuada, falta de motivación, bajo nivel de inteligencia, etc. Pero en ocasiones se altera de manera específica e inesperada, sin que se den las causas anteriores, en un grado significativo en comparación con el nivel esperado y de manera persistente. En estos casos se habla de trastornos específicos del aprendizaje, específicamente de dislexia cuando se afecta la lectura y la escritura, y de discalculia en el caso de afectación de las matemáticas.

Estos trastornos se deben a una disfunción del sistema nervioso central (como consecuencia de factores genéticos o por daño cerebral) e impide una correcta automatización de estas habilidades, aunque el cerebro tiene una gran plasticidad para aprender y compensar las dificultades (por lo que es muy influyente el ambiente); por lo tanto, las dificultades pueden minimizarse a partir de una intervención adecuada (pero no hay cura, es una condición de por vida, aunque dependiendo de muchos factores se puede llegar a conseguir una competencia lectora/escritora muy satisfactoria).

Estas dificultades tienen consecuencias directas en el ámbito escolar y suelen influir en otras áreas de la vida del niño, como en su autoestima, habilidades sociales, conducta, etc., y en la familia.

Además es frecuente que las dificultades de aprendizaje vayan asociadas entre sí, e incluso con alteraciones de otras capacidades, como las atencionales, visoperceptivas, etc. (comorbilidad).

El diagnóstico se puede establecer a partir de los 8 años (ya que requiere una ejecución de al menos dos años por debajo de lo esperado, y estas asignaturas comienzan a impartirse formalmente a partir de los 6). A pesar de ello, con anterioridad se puede predecir el riesgo de desarrollar dificultades de aprendizaje en el futuro (e intervenir para prevenir o paliar estas dificultades). Hay que diferenciarlos de alteraciones en otras funciones que afecten de manera secundaria a la lectura, escritura y cálculo y, sobre todo, de retrasos en estos aprendizajes, es decir, casos en los que, por diferentes motivos, el aprendizaje ha ido más lento (pero con intervención y trabajo del niño y la familia en un tiempo mucho más corto obtiene el nivel esperado para su edad).

El pronóstico varía de un niño a otro por muchos motivos: la gravedad del cuadro, el perfil de puntos fuertes y débiles, el ambiente y el apoyo familiar y escolar, las adaptaciones curriculares (no significativas)… y, muy importante, la edad de inicio de la intervención.

La intervención debe ser individualizada y basada en los déficits y en los puntos fuertes de cada niño, ya que hay muchas capacidades que intervienen en el aprendizaje de la lectura, la escritura y las diferentes áreas matemáticas que pueden alterarse de manera específica.

NOVEDADES

Para poder seguir dando servicio durante la pandemia del Coronavirus en casos de dificultades de aprendizaje de la lectura (dislexia, retraso lector, niños con riesgo de trastorno y entrenamiento por falta de instrucción profesional), NEPSIN es un centro GLIFING, está acreditado para utilizar un método informático y lúdico de entrenamiento de la lectura basado en el conocimiento científico.

Dislexia

trastorno de la lectura y la escritura

La dislexia es un trastorno que hace referencia a la alteración tanto de la lectura como de la escritura, que suelen ir de la mano cuando se dan dificultades evolutivas (no así con daño cerebral cuando ya se han adquirido, donde se puede alterar una y no la otra).

En relación a la lectura, se pueden afectar la precisión, la velocidad lectora o la comprensión. Con respecto a la expresión escrita, puede alterarse la ortografía, la morfosintáxis y la puntuación o a la organización y contenido (la “mala letra” no entra dentro de las dificultades específicas de aprendizaje).

A nivel cognitivo, la dificultad principal radica en dificultades en el procesamiento fonológico, es decir, en la representación y procesamiento de los sonidos del habla. La prevalencia del trastorno se sitúa en torno al 10% (en lengua castellana, siendo superior en otros idiomas por sus características), afectando más a niños que a niñas (4:1).

Discalculia

trastorno de las matemáticas

La discalculia es un trastorno que puede afectar a diferentes ámbitos de las matemáticas: a la comprensión y procesamiento de las cantidades o procesamiento de la numerosidad, la memorización de las operaciones aritméticas, el cálculo (correcto y fluido) y el razonamiento matemático.

Las bases cognitivas que explican estas dificultades no se conocen en profundidad, si bien se han encontrado procesos cognitivos específicos para las matemáticas que se alteran en estos casos. También puede darse afectación en las matemáticas por otro tipo de alteración (dando lugar a una discalculia secundaria), como cuando se altera la memoria o el procesamiento espacial.

La prevalencia se encuentra en torno al 3-8% y afecta igual a niños que a niñas. Parece ser que es un trastorno relativamente común (similar a la dislexia) pero que ha sido poco estudiado y diagnosticado.

¿Quieres información o una primera consulta gratuita?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible

ENTRADAS DE BLOG RELACIONADAS

La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es

A %d blogueros les gusta esto: