¿QUIERES QUE TE LLAMEMOS?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

1ª VISITA GRATUITA

- Sin compromiso -
C/ Castello, 24, escalera 2, 4 Derecha
28001, Madrid
Tel.:659 158 324
E-mail: info@nepsin.es

Tipos de dislexia

Como se ha tratado en la entrada Cómo leemos las palabras (http://nepsin.es/blog-predal-como-leer-palabras.html), podemos leer por dos rutas, que se activarán en mayor o menor medida dependiendo de características del lector y de la propia palabra. De manera resumida, estas rutas son:

-Ruta indirecta, fonológica o subléxica: decodifica o “traduce” cada grafema a su sonido (fonema) y la une con la siguiente.

-Ruta directa, global o léxica: se empareja la imagen de la palabra con la representación que se tiene guardada en la memoria y, por tanto, se lee de golpe. Este almacén se ha creado a partir de leer de manera repetida una misma palabra.

Además, hay palabras o fragmentos de palabras “especiales”: se hipotetiza que las palabras de función (también llamadas palabras cortas, como determinantes, preposiciones… , que generalmente carecen de significado pero permiten establecer los papeles gramaticales, como el sujeto, el predicado, el complemento agente, etc.), y los morfemas flexivos (aquellos que dan información sobre el género, el número y, en los verbos, también persona, tiempo, modo, aspecto…) y derivativos, ya que se leen en mayor medida por la ruta fonológica.

Por lo tanto, cuando ambas rutas funcionan correctamente, el niño que se inicia en la lectura generalmente lee por la ruta fonológica (y como todavía no está automatizada, va lento y silabeando) y, a medida que lee las mismas palabras se va formando la representación y se empieza a formar y a utilizar la ruta global.

Pero en ocasiones hay dificultades en una o en ambas rutas (en mayor o menor medida en cada una de ellas), dando lugar a dificultades en el aprendizaje de la lectura que, cuando son severas, se trata de un trastorno en el aprendizaje de la lectura o dislexia.

Cuando falla la ruta global, se lee principalmente por la ruta fonológica. Por lo tanto, la lectura se caracteriza por las siguientes características:

-Lectura lenta y, cuando la conversión grafema-fonema todavía no está automatizada, es silábica.

-Las palabras se leen a la misma velocidad independientemente de que sean muy o poco frecuentes.

-En caso de que cometa errores, son igualmente frecuentes en palabras de diferentes características (funcionalidad, tipo, etc.).

-Los errores generalmente se producen más en letras “dicífiles” (c, g, r, q, etc.) porque son dependientes de contexto o infrecuentes.

-En idiomas donde hay palabras irregulares (como el inglés), regularización de dichas palabras.

-Si hay un homófono no homógrafo (palabras que suenan igual pero se escriben diferentes, como ola y hola), sólo puede saber su significado si está en un contexto claro. Si la palabra está descontextualizada, no sabrá a qué significado se refiere. Igualmente, no distingue correctamente cuándo una palabra está bien o mal escrita.

-Lee igual palabras que existen que pseudopalabras.

-Cuando hay un error, la palabra que lee puede ser tanto una palabra que existe como una que no existe como resultado del fallo.

Además, en ocasiones, como su lectura es muy lenta al tener que leer letra a letra, los niños utilizan una estrategia compensatoria para ir más rápido: inventan a partir del inicio de la palabra. Inicialmente esta estrategia les suele dar buen resultado, ya que en 1º y 2º de Educación Primaria las frases son cortas, repetitivas, es fácil adivinar lo que pone por el contexto, los dibujos, etc. Debido a que les es útil, la automatizan y la utilizan mucho. Pero cuando van aumentando de curso y no es tan fácil adivinar las palabras (muchas veces son palabras nuevas o más infrecuentes) y terminan “leyendo” palabras que no pone y, por tanto, no entendiendo el texto.

Además, la lectura más lenta y por la ruta fonológica (que necesita más recursos que la ruta global) dificulta la correcta comprensión. Específicamente, al ser lenta la información va desapareciendo de la memoria de trabajo (un almacén que mantiene la información durante un tiempo corto), recordando el inicio cuando se termina la oración y pudiendo sacar todo el significado. Por otro lado, los recursos atencionales del cerebro no son infinitos; si se utilizan muchos recursos para decodificar un texto, faltan recursos para dedicarlos a la comprensión.

Cuando falla la ruta fonológica, se utiliza principalmente la visual. Por ello, la lectura se caracterizará por lo siguiente:

-La lectura será fluida siempre que conlleve palabras de las cuales ya tiene representación.

-Las palabras que no existen o poco frecuentes se encuentra deteriorada. En este caso, cometerá errores de lexicalización, es decir, convertirá esas palabras en otras que conozca (por ejemplo, donde pone “fesa” leen fresa o su pone bujía leerán bruja).

-Errores en palabras de función (preposiciones, determinantes, conjunciones, etc.), cambian las palabras de masculino a femenino, de singular a plural, o el final cuando hay morfemas derivativos (por ejemplo, si pone casona pueden leer casita) y en la desinencia verbal (pueden leer cambiaremos donde pone cambiamos).

-En idiomas con palabras irregulares, no tendrá problemas con dichas palabras siempre y cuando tenga su representación.

Debido a que la ruta fonológica es la más utilizada por los niños cuando aprenden a leer (al menos en español cuando se utilizan los métodos más eficaces y más utilizados para su enseñanza) y a partir de la cual se crean las representaciones visuales de las palabras, cuando falla se puede alterar de manera secundaria la ruta global. Es decir, neuropsicológicamente, la ruta global está preservada, no está dañada; a pesar de ello, no está funcionando de manera adecuada “por culpa” de la ruta fonológica. Es importante discriminar adecuadamente cuándo la ruta global falla por sí misma o como consecuencia de la fonológica, porque la intervención y el pronóstico son muy diferentes.

En la dislexia evolutiva, generalmente se alteran ambas rutas, aunque con diferente gravedad. En cambio, una vez adquirida la lectura, cuando se produce daño cerebral y se produce una dislexia adquirida, se puede alterar una mientras se encuentra preservada la otra. Ya sea en evolutiva o en adquirida, cuando se altera una de las rutas pero no la otra podemos hablar de dislexia superficial cuando falla la ruta global y dislexia fonológica si falla la ruta que le da su nombre. Cuando fallan ambas rutas, el tipo de errores que aparecen es de los dos tipos anteriormente descritos y se habla de dislexia mixta o profunda (la más común en evolutiva).

Tipos de dislexia

Información importante

La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es