¿CÓMO ESCRIBIMOS LAS PALABRAS?

En esta entrada nos vamos a centrar únicamente en el proceso de escritura de palabras, sin considerar procesos como la planificación del mensaje, la selección de las palabras, los procesos sintácticos y motores (si quieres ver cómo leemos las palabras, pincha AQUÍ). Es decir, únicamente va a estar centrada en el proceso por el cual, una vez seleccionada una determinada palabra (ya sea porque la hemos elegido en una redacción voluntaria, porque es un objeto que hemos visto y queremos escribir su nombre o se trata de una palabra dictada) la escribimos.
Este acto lo podemos hacer por medio de dos vías:
Ruta subléxica, indirecta o fonológica: a partir de la forma auditiva de la palabra (ya sea porque la oímos o la decimos en alto o porque “suena en nuestra cabeza”), convertimos cada uno de los sonidos en los signos gráficos mediante un mecanismo de conversión fonema-grafema, es decir, mediante el conocimiento que tenemos de cómo se traduce cada sonido. Esto es posible en aquellas palabras cuyos sonidos solo tengan una correspondencia (por ejemplo, para escribir “mesa”, solo hay una letra para el sonido /m/, otro para /e/, etc.); también es posible en palabras que incluyan grafemas dependientes de contextos, es decir, aquellos sonidos que se pueden decodificar o traducir en dos grafemas (como el sonido /θ/, es decir, “zzzzz”), pero sabiendo la letra que le acompaña, se puede saber, como ocurre en “zapato” (no se podría escribir con “c” porque le sigue una “a”). Por tanto, esta ruta permite escribir muchas palabras en español, pero no asegura escribir correctamente aquellas que tengan b/v, h, g/j con sonido “fuerte”, ll/y o r/rr, ni tampoco aquellas que sean irregulares (que en español solo son los extranjerismos). Otra característica de esta ruta, en comparación con la siguiente, es que es más lenta (pues tiene que ir “letra a letra”).
Ruta directa o léxica: a partir de esta ruta se puede escribir cualquier palabra que ya se haya almacenado, tenga o no ortografía arbitraria (b/v, h, etc.) porque se activa una representación (léxico ortográfico) que ya contiene información sobre cómo se escribe. A partir de esta ruta se escribe más rápido (no hay que utilizar la conversión fonema-grafema para cada sonido) y, además de palabras con ortografía reglada o arbitraria, se pueden escribir palabras irregulares, como las palabras en inglés. Pero lógicamente, sólo están almacenadas en ese léxico ortográfico palabras que se hayan escrito (si no se han escrito, pero las hemos leído muchas veces, se puede saber cómo se escriben al imaginárnosla escrita o al escribirla y ver si “la vemos bien o no”).
En español (o en idiomas regulares), generalmente primero se escribe por la ruta fonológica y, a medida que se van creando esas memorias de la ortografía de la palabra, se va utilizando la ruta léxica. En cambio, en idiomas irregulares, aunque la ruta fonológica también es importante, hay muchas palabras que requieren de la ruta directa.

¿Quieres que te llamemos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

    - Contacta sin compromiso -
    Calle doctor Esquerdo 128, 1° B
    28007, Madrid
    Tel.:659 158 324
    E-mail: info@nepsin.es

    La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es

    About Author

    Related posts

    Leave a Comment

    A %d blogueros les gusta esto: