CEREBRO LÓGICO Y CEREBRO SOCIAL

Nuestro cerebro ha evolucionado para ser capaz de resolver problemas sociales, pues estos eran los que permitían una mayor supervivencia y procreación; en cambio, su evolución no ha sido tan buena para el razonamiento lógico, ya que de ello no dependía tanto la preservación de los genes. 

Un ejemplo de ello son los siguientes problemas, iguales en estructura pero uno con una carga puramente lógica y el otro, de contenido social. Os propongo realizar los dos sin ver la solución (para no hacer spoiler, la solución está al terminar el segundo problema), apuntando la solución de cada uno de ellos y, posteriormente, comprobar el resultado. Allá vamos:

Problema 1. 

Tenemos una baraja de cartas que tienen en una cara un número y en la otra un color. Se sacan las siguientes cuatro cartas: 5, 8, azul y verde.

problema lógico 5 8 azul verde

¿A qué dos cartas se les debería dar la vuelta para comprobar la veracidad de la siguiente afirmación? Las cartas con un número par siempre tendrán un color primario (azul, amarillo, rojo) en la cara opuesta.

Problema 2.

Tenemos una baraja de cartas que tienen en una cara un número que indica la edad de una persona y en la otra una bebida. Se sacan las siguientes cartas: 41, 16, zumo y vodka.

problema social 41 16 zumo vodka

¿A qué dos cartas se les debería dar la vuelta para comprobar la veracidad de la siguiente afirmación? Si la persona tiene menos de 18 años, no puede beber alcohol.

SOLUCIONES

En el primer problema, la solución correcta es darle la vuelta al 8 y a la carta verde; la primera carta porque si tiene un número par hay que comprobar que realmente hay un color primario; la segunda carta porque si detrás hubiese un número par, estaría faltando a la verdad. En cambio, da igual lo que haya detrás del 5 (la condición no dice que detrás de un número impar no pueda haber un color primario), así como lo que haya detrás de la carta azul (al igual que en el caso anterior, un color primario puede tener cualquier número). 

La solución para el segundo problema es dar la vuelta al 16 y al vodka; el 16 porque debería tener una bebida no alcohólica y el vodka porque se espera, para que cumpla el enunciado, que tenga una edad por encima de los 18 años. En cambio, lo mismo da lo que haya tras el 41 (puede ser o no una bebida alcohólica) y detrás del zumo (pues puede ser un mayor de edad o un menor). 

Solo entre el 5 y el 25% de la gente resuelve correctamente el primero de los problemas, frente a un 75% aproximadamente para el segundo. 

El hecho de que sea más fácil el segundo problema frente al primero se ha hipotetizado que se debe, como se ha dicho al principio, a la evolución del cerebro social, es decir, para resolver problemas sociales y, de esta manera, mantener el orden social (planteado inicialmente por Cosmides y Tooby). En cambio, no es la única hipótesis: también se ha atribuido el mayor porcentaje de acierto a que el primero requiere mayor nivel de abstracción frente a lo concreto del segundo o a errores en la interpretación de las normas y el lenguaje. 

¿Quieres que te llamemos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

    - Contacta sin compromiso -
    Calle doctor Esquerdo 128, 1° B
    28007, Madrid
    Tel.:659 158 324
    E-mail: info@nepsin.es

    La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es

    About Author

    Related posts

    Leave a Comment

    A %d blogueros les gusta esto: