Visión con baja iluminación

Visión con baja iluminación

¿Quieres que te llamemos?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

1ª VISITA GRATUITA
- Sin compromiso -
Calle doctor Esquerdo 128, 1° B
28007, Madrid
Tel.:659 158 324
E-mail: info@nepsin.es

En la siguiente entrada junto dos de mis hobbies: la neurociencia y la astronomía. Voy a tratar cómo funciona el sistema visual en condiciones de baja iluminación, como ocurre, por ejemplo, cuando se realizan sesiones de observación astronómica.
Durante el día utilizamos principalmente la visión fotópica, aquella en la que se perciben principalmente detalles y colores que ofrecen una elevada definición y surge a partir de la mirada directa de los objetos (gracias al funcionamiento principal de los conos).
En situaciones de baja iluminación utilizamos la visión escotópica, siendo los responsables de ella los bastones (excepto cuando observamos objetos brillantes, como la Luna, los planetas e incluso en algunos objetos de cielo profundo, como nebulosas planetarias, donde también entran en juego los conos). Puesto que la densidad de bastones es superior fuera de la mácula (zona central de la retina donde se concentran los bastones), generalmente es más útil utilizar la visión avertida o periférica (mirar de reojo para que la imagen se proyecte fuera de la mácula) para observar objetos de cielo profundo porque son menos luminosas.
Por otro lado, para que nuestra visión ante baja luminosidad sea óptima es necesario que tenga lugar la adaptación a la oscuridad, es decir, que durante un tiempo (en torno a media hora) no nos expongamos a fuentes de luz. En cuanto estamos en situación de oscuridad la pupila se dilata rápidamente en torno a 6-8 mm., aumento denominado midriasis (estas medidas son genéricas, ya que depende de la edad, pues disminuye con esta) para que entre la máxima cantidad de luz. En cambio, para estar preparado a nivel químico el ojo necesita más tiempo: la rodopsina (compuesto que inicia los impulsos nerviosos ante estimulación lumínica o de movimiento en los bastones) se degrada ante la exposición de la luz (se fotoblanquea), por lo que tiene que regenerarse para ser sensible a la luminosidad; de lo contrario, solo se verán objetos muy luminosos (para los cuales también intervienen los conos); pero incluso los conos deben adaptarse: pasados unos 5 minutos, estos se vuelven más sensibles a la luz (su adaptación es más rápida porque su fotopigmento, la opsina, se regenera más rápidamente). En sitios con contaminación lumínica no llega a ser posible completamente la adaptación.
Otra cuestión a tener en cuenta para mantener la adaptación a la oscuridad (y no tener que empezar todo el proceso cuando necesitamos ver algo que requiere iluminación) es usar la luz roja. La longitud de onda de la luz roja está en el límite de la banda de absorción de la rodopsina, es decir, son relativamente insensibles y no se fotoblanquean (aunque esta luz roja debe ser de poca intensidad).

La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es

About Author

Related posts

ILUSIONES ÓPTICAS: Ilusión de Ebbinghaus (y otras relacionadas con el tamaño)

En esta entrada se tratan algunas de las ilusiones que alteran la percepción del tamaño relativo, es decir, el tamaño de una figura según las características de los elementos que haya a su alrededor.

Leer más

Terapia visual

En esta entrada se adjunta un documento de la Sociedad Española de Optometría donde se explica qué es la terapia visual (campo científico) y qué prácticas pseudocientíficas se incluyen bajo este término.

Leer más

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: