¿QUIERES QUE TE LLAMEMOS?

Rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo

¡Solicita información!

1ª VISITA GRATUITA

- Sin compromiso -
C/ Castello, 24, escalera 2, 4 Derecha
28001, Madrid
Tel.:659 158 324
E-mail: info@nepsin.es


Problemas de eliminación


PROBLEMAS DE ELIMINACIÓN

Introducción

Los problemas de eliminación pueden ser de tipo orgánico y funcional. Aquí únicamente se hace referencia a los trastornos de eliminación funcionales, es decir, que no son debidos a una lesión urológica o neurológica (medular o cerebral) que impidan un adecuado control de los esfínteres.

Por otro lado, puede ser involuntaria o intencional. En el primer caso es realmente un trastorno de la eliminación mientras que, en el segundo, es un problema de conducta o, incluso, de temores (a la oscuridad, a los fantasmas…). Por lo tanto, en esta apartado únicamente se va a tratar la enuresis y encopresis funcional involuntaria.

Enuresis

La enuresis es la emisión repetida de orina, ya sea por el día y/o por la noche, en la cama o en la ropa, después de los cinco años (o nivel de desarrollo equivalente). Debe ser clínicamente significativo, es decir, con una frecuencia de al menos dos veces por semana durante más de tres meses consecutivos o que provoque malestar, deterioro social, académico o afecte a otras áreas. La enuresis diurna es mucho menos frecuente que la nocturna, aunque es más llamativa e incómoda.

Hay grandes diferencias en función del sexo: las niñas adquieren el control 2/3 años antes que los niños; de hecho, la enuresis es mucho más común en niños que en niñas. La prevalencia de la enuresis varía con los años, siendo del 15% a los 5 años y disminuyendo hasta un 1,5% a los 15.

La explicación de la enuresis es multicausal, incluyendo factores fisiológicos, genéticos, madurativos, de aprendizaje, emocionales… Las causas varían dependiendo si es primaria (no ha habido control voluntario desde el nacimiento) o secundaria (aparece la incontinencia tras lograr un control de la micción durante al menos 6 meses). La enuresis primaria está más relacionada con factores genéticos, del desarrollo o del aprendizaje del control de esfínteres, mientras que la secundaria está más influida por problemas emocionales o sucesos estresantes.

Los tratamientos para la enuresis son principalmente conductuales, dependen de si es diurna o nocturna, pero sobre todo, del análisis del caso concreto. Entre los procedimientos más comunes se encuentran el entrenamiento en retención (para aumentar la capacidad de la vejiga, el control de la micción y aprender las sensaciones de llenado), método de la alarma (pipí-stop), entrenamiento en cama seca y, en cualquiera de los casos, una mayor participación en la higiene personal. Además se utilizan otras técnicas generales, como el registro o autorregistro, los refuerzos, etc.

Encopresis

La encopresis es un trastorno psicofisiológico en el que hay una evacuación repetida de heces en lugares inadecuados, después de los cuatro años (o nivel de desarrollo equivalente). Debe haber, al menos, un episodio al mes durante un mínimo de tres meses. Puede ocurrir con o sin extreñimiento. Puede ser primaria (no ha habido control voluntario desde el nacimiento) o secundaria (aparece tras lograr un control intestinal durante al menos un año).

Es un trastorno multicausal, con muchos factores que influyen en su génesis, como el proceso de enseñanza/aprendizaje, las experiencias malas durante la defecación, la existencia de estreñimiento, factores emocionales o sucesos estresantes, etc.

La encopresis es más frecuente en niños que en niñas. La prevalencia de la encopresis varía con los años, siendo del 5% a los 4 años y disminuyendo hasta un 1,5 a los 7.

Generalmente el tratamiento requiere trabajo médico y psicológico conjunto y varía dependiendo de si la encopresis está asociada o no a extreñimiento (ya que puede requerir cambio dietético). En cualquiera de los casos, se trata de instaurar hábitos defecatorios adecuados. Además, se utilizan otras técnicas, como el registro o autorregistro, recompensa, etc.

A diferencia de la enuresis, la encopresis suele estar asociada con otros problemas secundarios, por las propias características del trastorno (difícil de ocultar y desagradable para los demás) y porque suele ser un trastorno poco comprendido por los padres.

Información importante

La información de esta web ha sido escrita por la autora de la web, ya sea como opinión personal o como síntesis de artículos publicados en revistas científicas. Para la reproducción total o parcial de los contenidos de la web se debe pedir permiso en info@nepsin.es